Nueva entrevista a Víctor Brossa de un medio dedicado al estudio de la salud mental

Creador del Método Syneidesis que ha revolucionado el concepto de arte en el S.XXI, escritor, pintor y responsable de numerosos trabajos en vídeo relacionados con el uso del arte como herramienta para reprogramar el inconsciente, Víctor Brossa se ha convertido en uno de los principales representantes del arte consciente y el arte ritual en el mundo.

 

ENTREVISTA:

Tú relacionas las artes como una experiencia/vivencia emocional y lo relacionas con el hemisferio izquierdo y derecho del cerebro y a su vez con la geometría. El Método Syneidesis ¿qué aporta terapéuticamente al que lo realiza?

Es un anti método. Aporta la riqueza de lo más esencial del arte, me refiero a su visión iniciática. El arte es el lenguaje del inconsciente y del hemisferio derecho. El arte nos permite entrar en el subconsciente y transformar las creencias que desde allí nos condicionan. El Método Syneidesis enseña a ver el arte de otra manera y a reconocer los procesos creativos para utilizarlos de forma saludable.

El arte no solo es una vivencia emocional, lo que ocurre es que al tocar lo emocional, la información baja al cuerpo, que es donde está esa mente biológica que llamamos subconsciente. Si usamos los dos hemisferios, equilibramos en nosotros aquello que está descompensando, luchando. Eso que luego vemos fuera. El arte nos permite traspasar lo infranqueable, resolver lo imposible. Eso sí, también puede sumirnos en el caos y la destrucción. El arte es un amplificador, como lo es una droga o una planta de poder.

Mi método ha desarrollado proyectos relacionados con la terapia, como el proceso de reprogramación esencial que yo mismo he creado. Es un método para lanzarte a crear, a generar tus propias formas de encarnar tus deseos esenciales sin dejarte condicionar por lo externo. El proceso de reprogramación esencial reprograma la base de tu psiquismo. Le da un sentido a tu neurosis. Une tu falta y tu anhelo esencial. Es una labor en la que el terapeuta acompaña y propone. El resto depende de la voluntad y entrega del paciente. Es potente porque usa ambos hemisferios. Ese es el poder del arte aplicado de forma consciente. Es un terreno desconocido todavía. Solo los chamanes lo experimentan. El arte terapia todavía está en la superficie de lo que representa el uso terapéutico del arte para transformar conflictos internos. El sistema necesita proceso. Poca gente puede aceptar que la realidad la creamos nosotros mismos. Ese es el desde donde que necesitamos encarnar para comprender el poder del arte.

Yo he utilizado mucho el arte ritual y la reprogramación de creencias que promueves desde tutoriales gratuitos en internet a través de galerialalinea.com. La verdad es que lo presentas de forma muy sencilla y se hace fácil. Muchas veces me ha ayudado mucho y lo recomiendo ¿crees que si das este tipo de información gratis de alguna forma todo eso te será devuelto? ¿Por qué lo haces?

No es que sea muy bueno. De hecho, el concepto de bien y mal nace de un juicio que manifiesta una separación. El arte consciente no separa, reúne. Ese es el poder de lo simbólico y esa es la actitud de las primeras culturas mágicas. Me refiero a sanar y a compensar el desequilibrio interno que luego se refleja fuera, en la comunidad y en nuestro mundo.

He aprendido a moverme por interés. De hecho, trato de poner el 100% del interés en lo que hago. Otra cosa sería una falta de respeto hacia el presente desde el que actúo. El tema no es el interés, sino ocultar el verdadero interés. Nos han enseñado a mostrar un falso interés por miedo al juicio. Yo hago cosas gratuitas porque me interesa compensar tantas bendiciones que recibo y creo en mi vida.

Me apetece dar para no sentirme en deuda por tanto que recibo. Amor, cariño, prosperidad… así que trato de compensarme internamente. Cuando estoy lleno, cuando ya he comido lo que necesitaba, comparto lo que me sobra. Eso es lo que hace el Sol, arquetipo paterno sano por excelencia. Primero se llena y luego irradia como consecuencia de su estado de plenitud. De hecho, si damos sin atendernos antes a nosotros mismos estamos creando deuda.

Lo gratuito es muchas veces una trampa. Son roles relacionados con la visión judeocristiana de la bondad y la maldad. Casi todos deseamos ser buenos. Se ha relacionado la caridad con la bondad, pero poca gente enseña a dejar de ser pobre, así como pocos pobres desean realmente salir de su pobreza, de sus programas de carencia. Alimentar pobreza crea pobreza. Es complejo si no se traspasan todas esas creencias.

La diferencia siempre está en el desde donde actuamos. Si doy para ser bueno, para ser reconocido, para sentirme superior o simplemente doy como el que ofrece una herramienta para el que desee aprovecharla para labrar un nuevo camino. Pocos desean responsabilizarse de sus procesos y muchos recibir solamente aquello que justifique seguir en el mismo lugar. Decir esto que digo no genera buena prensa, pero no deseo mentir respecto a lo que he ido descubriendo. Soy el primero que trata de aplicarse el cuento, con mala pata a veces, lo reconozco.

 

Yo y la mente

 

¿Crees que los llamados “enfermos mentales” podrían ser tratados con terapias del estilo de las que tú propones? Me refiero a la reprogramación u otros instrumentos que aún tienen que ver la luz. ¿Crees que es suficiente con eso?

Muchos llamados “enfermos mentales” son como son por las pastillas, por los fármacos. En realidad la mayoría son personas que sentían o veían más allá y no supieron gestionarlo. A mí me ocurrió y a los 27 años rocé la locura. Suerte que el que entonces se convirtió en mi maestro tuvo más peso sobre mí que la psiquiatría. Un chamán ve a un chico especial y lo entrena para que aprenda a gestionar todo lo que ve, lo que siente y presiente, lo que le pasa.

Un psiquiatra ve a un enfermo y trata de curarlo o contenerlo. Normalizar sus conductas y percepciones. Es una forma de reprogramación que nos lleva a enquistar nuestra espontaneidad, a negar lo que el mundo exterior niega. De todas formas no deseo atacar la psiquiatría. Gracias a ella nacieron figuras que decidieron traspasarla, ir más allá: Brian Weiss, Carl Gustav Jung, Claudio Naranjo… De todo se aprende y todo sirve. Necesitamos honrar incluso aquello que parece destruirnos. Si lo hacemos aprendemos y traspasamos límites. Si luchamos alimentamos el fuego que nos impide elegir.

Claro que sí. A todos esos “enfermos mentales” se los podría tratar de otras formas. No olvides que hoy en día incluso medican a los niños inventando enfermedades relacionadas con la hiperactividad. Es la misma cosa. Todo se gesta en la infancia, de los 0 a los 7 años. A veces es complicado hacer algo tras 40 o 50 años de pastillas y desconexión. Los efectos colaterales son muy grandes sobre el sistema nervioso. De todas formas, seguro que hay vías mucho más creativas y amables.

Un niño necesita correr por el campo, no encerrarse en un aula y sentarse todo el día en un pupitre. Después, tele y ordenador. Una constante sobrexcitación ocular y poco ejercicio llevan a la hiperactividad. Es más fácil medicarlos que responsabilizar a los padres y responsabilizar al sistema educativo. Es lo mismo que ocurre con esos “enfermos mentales”. Es más fácil medicarlos que abrir la mente y comprender que muchos de ellos eran potenciales creadores de realidades alternativas. Personas especiales que se toparon con la normalidad.

¿Crees en un mundo mejor?

El mundo ya es todo lo maravilloso que podría ser, solo necesitamos dejar de verlo desde una mirada hostil y desconfiada. Esa es la mirada que nos dan los programas que hemos digerido, es la mirada generada por el proceso de gestación y nacimiento y todas nuestras memorias de sufrimiento y limitación. Dar valor a todo lo que existe como ideales encarnados ayuda a lograr la transformación. Justamente cuando no se puede, el arte nos brinda su magia, porque para nuestro subconsciente, cualquier acción artística es real. Invito a todos a realizar sus sueños desde aquí. Sentirlo, vivirlo, traspasarlo mientras crean. Simplemente representar los sueños más esenciales no como una ilusión, sino como una realidad que están encarnando.

Gracias por la posibilidad de expresarme. Fue un placer.

Víctor Brossa

www.galerialalinea.com

 

 

 

 

Victor Brossah

Artista, pintor, escritor y creador del Método Syneidesis que impulsa el conocimiento y la aplicación práctica del arte consciente como herramienta esencial para reprogramar y proyectar nuestras vidas de forma saludable.

Redes Sociales:

Facebook
Twitter
Youtube

Nueva Obra